jueves, 4 de diciembre de 2008

C-R-I-S-I-S

Estamos en crisis. La nueva era del siglo XXI está a nuestros pies y nuca mejor dicho pues se derrumba poco a poco. Estamos en crisis, todos lo sabemos; se anuncia en los medios de comunicación, en la subida del euro lo cual perjudica nuestro bolsillo.
Y a pesar de ser conscientes de tal efecto, intentamos llevar una incierta vida normal, seguimos gastando y seguimos soñando.

Pero el problema es más grave todavía, no sólo hay una crisi económica palpable, sino más bien una crisi social. Y cuando decimos social, a qué exactamente nos referimos? Pensemos por un instante en las novelas o relatos seleccionados por los niños para sus ratos de lectura, la fantasia, ficción, la necesidad de proyectar su imaginación y verla plasmada en libros es exagerada.
Por otro lado los mayores escogen novela histórica por excelencia; está claro que hay una importante evasión de la realidad. No gusta la realidad del momento, la novela realista naturalista no triunfa en la sociedad.

Todo esto nos indica que se aproximan tiempos difíciles, es inevitable, no podemos esconder nuestra ignorancia, todo nos lo indica, la subida de los precios, las guerras, injusticias, desastres naturales, todo estos sucesos nos indican que algo va mal.
Y en frente la situación, ¿Qué podemos hacer noostros? Nosotros, la sociedad, responsable y al mismo tiempo víctimas de los problemas intentamos escondernos debajo literatura, bajo cerraduras, ropa oscura y paraguas.

¿Quién los asegura paz y prosperidad? Muchos personages del alto ragno políticos nos prometen mejoras a nivel global, llevan tiempo así, intentado resolver los problemas del mundo sin prestar primera atención alos problemas de su hogar.
Noa cargan de falsas esperanzas y promesas. Pero nos tranquilizan con promesas con fecha de caducidad, ¿No tendría que ser la promesa aldiada del siempre?

¿Cuál es la solución? Fe en la capacidad del hombre para realizar y solucionas cosas. Fe en la justicia social, fe en el conocimiento, fe en reconocer la verdad. Sí, la solución es fe.




Heura*

2 comentarios:

Aether dijo...

Nena!!!! Qué ilusión!!!! Me alegra muchíssimo que por fin hayas subido algo. Está muy bien chiquitina pero la lengua te delata! xDD Siento "fe" una palabra demasiado religiosa, prefiero creer en mí, crer en tí (ya lo sabes) y creer en la bondad natural del mundo sin más. Nada, es una cuestión de matiz, es también algo subjetivo. Así como hay palabras que huelen también hay ciertas palabras que te gustan, que te llenan la boca y el interior,y palabras que te cierran la boca del estómago,que simplemente repeles. Hasta las palabras tienen personalidad y hay algunas que me caen bien y que me hacen sentir cómoda y algunas que me caen como el culo. Buff...nah nah no tengas muy en cuenta lo que he escrito es que me acabo de levantar despues de tres horas de dormir en un saco en el suelo y aún estoy con mis parras de turno xDD...En fin familia, cuidaos!!!! Os quiero!!!!

Aether

Thot* dijo...

Vaya! Escribió :D

Me alegro de que te hayas decidido, ahora sigue así, cuando se te ocurra lo subes y pam... :) no tengas verguenza que los acogemos genialmente, ya lo ves.

Sobre la fe...

Bueno, creo que es como una pesadilla, fe es lo que nos queda debajo del todo en la caja, y te mira extrañado Pandora... Fe es como lo que nos queda si no queremos hundirnos, pero sigue siendo patético... Significa que ya no creemos en nosotros y queda en las manos de otro ente, destino o cualquier cosa.

Nah, yo creo que es solo auto humillación. Creer en ti es lo esencial, saber tus límites y hacerte amigo de Dios o Alá o cualquier cosa, pero no dejarle el poder de tu vida.

Es una opinión, no quiero ofenderte :)

Un beso maka.

Thot.