viernes, 27 de marzo de 2009

El color del vacío.

Mientras duermes, cuando nadie lo ve, el vacío aparece. De repente el silencio inunda la habitación, tejiendo su telaraña a través de tus oídos, cuando lo engañas, con un ojo entreabierto.

Él es nuestro único aliado, nos acompaña, nos mece en las tardes de verano al sol y nos implora sufrimiento cuando las lágrimas asoman en nuestros ojos. Siempre atento, buscando el momento preciso para abordar nuestro sueño, una pálida imagen desdibujada, siempre lo confundimos con nuestra conciencia, y se escapa entre los pensamientos, dejándonos con preguntas y manchando nuestro libre albedrío, nos mata, nos envenena por dentro, y morimos una y otra vez, mil veces.

No os descuidéis, él siempre está ahí.


Thot* (tenemos que volver algun día aquí.)

1 comentario:

Aether dijo...

tenemos que volver algun día aquí...

aether*